Un día como otro cualquiera

¡Hola mi querido/a ansioso/a!

Pues como no tot son flors i violes, como decimos aquí en Cataluña, es decir, que no todo va a ser jiji, jaja, juju. Ya hace semanas que estoy pasando por una rachilla mala y hoy vengo a “descargar” un poco, que también tengo mi derecho como todo hijo de vecino.

Y te voy a ser sincera, lo que menos me apetece ahora mismo es ponerme a escribir para el blog, pero es precisamente en estos momentos cuando hay que obligarse a hacer cosas porque si no entras en una dinámica nada beneficiosa. De lo único que tengo ganas cuando me encuentro así es de aislarme del mundo y de que éste me deje en paz. Esto último no está mal hacerlo de tanto en cuando, sin embargo, no hay que cogerlo como costumbre y que se convierta en una rutina porque te vas encerrando cada vez más y ya la hemos cagao. Y entrar se entra muy fácilmente, pero salir…ya es más complicado.

Bueno, pues te cuento un poco como ando.

Digamos que llevo metida en un constante arranca-para desde los últimos cuatro años. La cosa funciona tal que así.

Me harto de llevar la vida aletargada que llevo y empiezo una rutina paulatina de movimiento, es decir, de hacer cosas (fuera de casa, que dentro ya las hago). Salgo a la calle, voy de aquí para allá, voy a piscina…en este proceso mi estado anímico mejora, me siento más segura de mi misma, más feliz, con más fuerza, más vital, contenta y orgullosa de ir superando obstáculos y de repente, ¡plas! Mi cuerpo dice “hasta aquí hemos llegao.” Es como si me quedase al 10% de batería. Me encuentro muy cansada, tengo mucho sueño, a veces he de batallar para que no se me cierren los ojos, me duele todo el cuerpo, espalda, cervicales y articulaciones. Y todo esto pese a dormir mis siete u ocho horas de rigor. Me encuentro que he de ir tirando de mí.

Antes de que puedas pensar “eso es porque como llevas tanto tiempo sin moverte, al hacerlo de golpe el cuerpo no aguanta el ritmo.” No, no. Como ya he dicho es paulatino. Poco a poco que ya soy consciente de ello. Eso me pasaba al principio.

Sigo una alimentación sana y dentro de mis posibilidades todo lo orgánica que se puede. Me han hecho análisis y salen bastante bien. He tomado complejos vitamínicos y suplementos de hierro y la conclusión a la que llegan los expertos de la salud siempre es la misma, que todo es debido a mi estado ansioso. A que al estar más sensibilizada todo me afecta más que antes, como pueden ser los cambios de tiempo, los ritmos circadianos o mi propio estado anímico. También que me escucho demasiado y eso hace que todo se magnifique. Respecto a esto último voy a correr un tupido velo, por ahora.

Aunque esto pueda ser algo habitual en una persona normal, lo que no tiene sentido es que a mi este estado me dure ¡entre uno y dos meses!

Antaño me frenaba de golpe y me quedaba en stand by hasta que después de un tiempo volvía a echarle ganas, ya que cuando has estado unas semanas bien y te pasa esto (otra vez) tiendes a venirte abajo y vuelves a entrar en esa fase de letargo. Ahora lo que hago es seguir haciendo mi vida hasta donde puedo. Unos días hago más y otros días hago menos.

Cada vez que esto me pasa me frustro porque parece que entre en un bucle sin fin. No veo el día en el que pueda volver a trabajar de nuevo. ¿Quién va a querer contratar a una persona que va a estar faltando cada dos por tres? Este pensamiento me estresa mucho porque ansío ser una persona independiente y autosuficiente y parece que no vaya a llegar nunca ese día.

A finales de este mes tengo visita con mi reumatólogo para que me hagan las pruebas para la fatiga crónica. Por descartar, porque yo ya no sé qué pensar, de verdad. Esta situación me preocupa y necesito respuestas de algún tipo. Necesito saber con certeza a que se puede deber que yo no termine de llevar un día a día normal, como antes.

En fin, por hoy lo dejo aquí y ya te iré informando a ver qué me dicen. Ánimo, que como puedes comprobar, no estás solo/a en el camino ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s